Los Mossos encuentran contratos con estructuras similares a las del Barçagate

19 July 2021
(0 votes)

Este martes, el propietario del conglomerado de empresas NiceStream, Carlos Ibáñez Costantino, declarará ante la juez de Instrucción número 13 de Barcelona en calidad de imputado. Se le acusa de participar en una presunta administración desleal y corrupción entre particulares junto con el expresidente del Barcelona, Josep Maria Bartomeu, su mano derecha Jaume Masferrer, el exjefe de los servicios jurídicos, Román Gómez Ponti, y el exCEO de la entidad blaugrana, Òscar Grau. Todo ello dentro del caso ‘Barçagate’, que avanza tras las nuevas pesquisas de los Mossos d’Esquadra.

En una nueva ampliación del sumario, a la que ha tenido acceso Goal, la policia catalana apunta haber encontrado contrataciones con una estructura similar a la del caso ‘Barçagate’. Es decir, contratos con la misma empresa fraccionados en varias partes, todos ellos superando el millón de euros, que no pasaron por los controles de aprobación internos y que, por lo tanto, no llegaron a verse en junta directiva, órgano superior del club por el que tienen que circular todos los gastos superiores al millón.

Por ejemplo, existe un contrato con una sociedad, de la que no se publica su denominación, que a lo largo de la temporada 2018-19 facturó 1.979.464 euros en facturas inferiores a 200.000 euros. “Como se puede observar, se quiso analizar en profundidad el alcance real de la contratación con la sociedad detallada en el expediente, dado que existen varios contratos por un importe inferior a 200.000 euros con la misma empresa, hecho que genera la necesidad de unirlos a efectos de cómputo del importe a tener en cuenta para la necesidad o no de aprobación por el Comité de Adjudicaciones”, detallan los Mossos.

Además de esa estructura utilizada, según los Mossos existen hasta cuatro contratos superiores al millón de euros que no fueron analizados por la junta, así como seis expedientes que tampoco fueron trasladados al Comité de Adjudicaciones cuando los contratos superaban los 200.000 euros, cifra mínima a partir de la cuál todos los acuerdos deben ser aprobados por dicho comité. Incluso, la auditoría forensic encargada por el club a Price Waterhouse Coopers tras saltar a la luz el caso ‘Barçagate’, en febrero de 2020, se contrató sin la aprobación previa del Comité de Adjudicaciones. La factura final ascendió a más de 600.000 euros.

Un mensaje delata la veracidad de los informes

Tras la entrega de la auditoría forensic por parte de PwC, la junta directiva del Barcelona diseñó la estrategia a seguir para presentarla ante los socios como una victoria clara frente a quiénes acusaban a Bartomeu y a sus compañeros de haber difamado a personas del entorno del club y de haber evitado a propósito los controles internos para poder pagar un sobrecoste por el servicio.

Una de las acciones fue negar que el informe publicado por la Cadena SER con los perfiles comprometedores de redes sociales fuera encargado por el club a la empresa NiceStream ni emitido por dicha sociedad. Sin embargo, los Mossos han interceptado una conversación de Whatsapp entre Jaume Masferrer, jefe de gabinete de Bartomeu, y Carlos Ibáñez, propietario del conglomerado empresarial, en la que se prueba la veracidad de ese informe.

“Podemos observar como el sr. Masferrer solicitó al sr. Ibáñez la versión del informe de la SER de la propia base de datos de los Proveedores Objeto de Análisis [es decir, Nicestream], a la que el propio sr. Ibáñez se refiere como “NUESTRO informe”. En respuesta a dicha solicitud, el sr. Ibáñez envió un documento en formato PDF denominado ‘20190516_JMB_Quincenal (1).pdf’, que se corresponde con una versión del informe de la SER que no lleva la marca de agua de la SER”, suscribe el sumario.

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…